miércoles, 7 de abril de 2010

Alabemos todos al gran falo

Si algo tiene Japón es que es difícil que te deje indiferente. El post de hoy irá dedicado al pene. Sí, sí, al pene, también conocido como polla, cipote, verga, pija, miembro, falo, rabo, cimbrel, y una larga lista de sinónimos [se admiten propuestas]. Otro de los momentos cumbre de este año en Japón, el Kanamara Matsuri (かなまら祭り). Implicados esta vez: el mostoleño y yo, aunque luego también nos encontramos a gente de mi empresa por allí… Se puede ver que la afluencia de gente era masiva ya a la entrada de la estación de tren…
 
Realmente no teníamos ni idea de a qué hora empezaba, el día anterior yo había estado de hanami (花見) en Yoyogi toda la tarde y después había quedado para cenar con otros amigos míos que habían venido a Japón (prometo una entrada dedicada al hanami y otra a las cenas en Tokyo con mis amigos españoles), así que básicamente estábamos algo mataos. Además, yo llevaba incubando un amago de catarro desde hacía un par de días, afortunadamente sólo se quedó en un garganta irritada y no evolucionó a bronquitis… Decidimos aleatoriamente que las once sería buena hora para acoplarnos al sarao, y acertamos de lleno, porque a las doce empezaba la procesión fálica, así que tiempo de llegar, echarle un vistazo, y tomar posiciones para disfrutar del espectáculo. Este japonés alardeando de pene rojo de madera a la entrada era toda una premonición…
 
El Kanamara Matsuri (literalmente Festival del Falo Metálico) es un festival dedicado a la fertilidad que se celebra el primer domingo de abril en el santuario sintoísta de Kanayama (金山) en Kawasaki (川崎), situado en la prefectura de Kanagawa (神奈川), donde yo vivo. En este caso coincidía con el día de celebración de la pascua, he de decir que el ingrediente procesión lo tienen ambos, aunque la faceta imagen a la que se adora es ligeramente distinta… La coña de tal evento, aparte de sacar en procesión falos gigantes a los que se venera, canta y baila [vaya polla fue lo primero que exclamé cuando vi el cipote de color rosita], es que las imágenes de los penes son sagradas, por lo que conceden todo tipo de bendiciones, más que nada se supone que ayudan a las mujeres a quedarse embarazadas, pero también he leído (no me acuerdo donde a decir verdad) que dan vigor y salud a los hombres, además de prosperidad en general y todo tipo de parabienes posibles. Y todo esto viene de cuando las lumis de muy antaño bajaban al santuario para rezar al falo mayor y pedir protección para no pillar la sífilis, gonorrea y demás ETS. Hoy en día, uno de los motivos del festival es recaudar fondos para la lucha contra el VIH-SIDA.
 
En total se sacan en procesión tres cimbreles. El primero es un pene negro reluciente y cilíndrico, con unas pelotas súper redondas en la base, y que está encasquetado dentro de un barco de madera (ni que lo fueran a echar al mar…). El segundo es una polla rosadita de algo parecido al papel maché, y que se va ensanchando según llega a los cojones (algo más realista que el cipote negro desde mi punto de vista). La última es una verga de madera basta, básicamente un tronco al que han tallado un capullo, de complexión más bien gorda y corta, pero según dicen las malas lenguas los rabos más gordos son los que más gusto dan [se admiten comentarios y experiencias persovaginales y persoanales al respecto]. Yo, por si acaso las leyendas fueran verdaderas, me dediqué a tocar y a admirar todos los falos místicos, abrazando, literalmente, mi nueva religión (me gustaría saber qué estaba pensando el tipo de la foto cuando me estaba viendo hacer el ganso con la polla negra…). Luego también me dediqué a montar en unas pollas de madera que habían habilitado no sé muy bien para qué… Creo que eran las que te ayudaban a quedarte embarazada…
 
Y la procesión comienza, después de un discurso a cargo de los organizadores… Casualmente, tuvimos la suerte de colocarnos como quien dice casi debajo de las imágenes, así que presenciamos en primera fila cómo se echaban los penes sagrados al hombro, primero tenían que colocarse mirando hacia el templo, supongo que para hacer alguna ofrenda o algo. Y luego salían en procesión por las calles de Kawasaki. No os perdáis el final del vídeo de la polla de madera, empiezan a ladear la estructura de un lado a otro y los que están a los lados casi son capaces de volar…!!!
 
…lo típico de una procesión, se recorre un camino y se vuelve al lugar de partida… 
 
Aparte de la propia procesión, en el festival también había un grupo tocando el taiko (太鼓), me saqué una foto con uno de los que tocaban, que para quien todavía no lo sepa, en la empresa estoy aprendiendo un poco cómo se toca… Habrá vídeos en otra ocasión jeje, para los que no lo disfrutaron en Facebook… J
  
Y weno, qué más contar, pues que toda la parafernalia que rodea al evento es un cachondeo de principio a fin. Estos japoneses siempre son una caja de sopresas, parecen tan serios, amigos del rigor y del trabajo, y luego te salen con que sacan en procesión a vergas sagradas. Lógicamente había merchandising al respecto, camisetas, abalorios, comida de todo tipo, lo que más éxito tenía eran unos caramelos con forma de pija o de chumino, como se puede comprobar, había mucha gente comiendo pollas por los alrededores… Nosotros también nos compramos unas, pero nos dio pena comérnoslas, no sé, todavía estoy pensando en si quedármela de recuerdo... Y en cuanto a la densidad de personajes que se daban cita en el lugar, mejor véanse las fotos… también las nuevas amigas que se echó el mostoleño…
  

Creo que deberían de proponer algo así de divertido en España… (por favor, si alguien sabe de la existencia de algún festival de naturaleza parecida, que me lo haga saber!!!!)

5 comentarios:

  1. Jajajaja alucino con los japoneses! Con lo serios que parecen... :P
    Jejeje todos chupando el caramelito... qué punto!

    Un besito fuerte!
    Twiggy.

    ResponderEliminar
  2. Hostias, pues está muy curioso, aunque tengo una duda, en un festival así tiene que haber mucho cancaneo no? jajajajaja

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Ya era oficial, pero bueno...Estáis colgadísimos!!!!!!

    Tu foto abrazando el falo se merece una mención especial: esa cara te la podías poner de foto de perfil, jejejeje

    ResponderEliminar
  4. Jajaaaa que loco!! Muy buen post, cuanta gente mira la que me perdí jaja, cuando no conozco personalmente algo de japón al final lo termino conociendo en tu blog jaja.
    Ahora por más rico que sea el caramelito no me atreveria a metermelo en la boca por nada del mundo jajaja
    Saludos!!!!

    ResponderEliminar
  5. Twiggy: Ya te digo, pero a mi me da que este festival pocos japoneses lo conocen, y si te digo la verdad, incluso entre tanto cachondeo me seguían pareciendo serios...

    Reikjavik: Curioso está, sí! En cuanto a lo del cancaneo, no tuve noticia de ningún lugar público habilitado espontáneamente para fornicar, aunque seguro que lo había. Pero como estoy un poco en la parra, no te digo yo que aún habiéndolo tenido delante de las narices no me hubiera dado cuenta.

    GuiGui: ¿¿¿YA ERA OFICIAAAAAAL??? Yo creía que todavía pasábamos por hermanitas de la caridad... Lo del perfil no me acaba de convencer, tengo una reputación de persona seria que mantener, pero te puedo ofrecer un caramelito si quieres...

    馬丁: Pues apúntate el año que viene, que la diversión está asegurada. Yo el caramelo todavía no me lo he comido (y mira que se rompió porque me senté encima), pero es que me da una penita...

    Saludos a todos y gracias por comentar!!!

    ResponderEliminar